¿CÓMO ESCRIBIR UN BLOG Y NO MORIR EN EL INTENTO?

¿CÓMO ESCRIBIR UN BLOG Y NO MORIR EN EL INTENTO?

“Blogger, no hay camino; se hace camino al postear”

(O algo así iba la canción).

Antes de empezar a colaborar en este, su blog consentido, adquirí alguna experiencia a través de los siete años durante los que he escrito en mi blog personal. Lo cierto es que no hay una fórmula fija e infalible para tener éxito dentro de la caprichosa blogósfera (que así como te da el éxito te devora en cuanto dejas de escribir cosas interesantes y ya nadie te pela); si pudiera darte un consejo meramente instintivo, express y sin clavarme en la técnica, diría que te mantuvieras fresco y actualizado. Pero como sé que llegaste aquí esperando algo más que un simple “échale ganitas”, te comparto seis observaciones que pueden serte de utilidad.

Acostúmbrate a escribir

Escribo desde que estaba en preparatoria, además de que siempre me ha gustado la lectura; estas dos situaciones me han dejado un amplio vocabulario gracias al que puedo evitar caer en redundancias y no ser repetitivo (cosa que es válida en un blog únicamente cuando estás enfocándote en la palabra clave del post para el SEO, y aún así, debes saber acomodarla para no sonar a disco rayado). Practica escribiendo, puedes plasmar primero las ideas clave conforme vayan cayendo, aunque no les pulas el estilo enseguida, y tomándolas como base construyes lo demás alrededor.

Ordena y divide tus ideas

Tiene que ver con el punto anterior; de hecho, es el siguiente paso. Ya que plasmaste todas las ideas, es importante darle cierta estructura a cada post de tu blog; siempre debe haber una introducción breve (yo recomiendo no más de 5 líneas), y, en casos en que el tema a tratar sea extenso, reconocer cuatro o cinco sub-ideas principales para construir el texto alrededor de ellas. Para esos párrafos siguientes al intro, recomiendo no más de 10 líneas; de lo contrario, el texto no tiene pausas y el lector puede terminar por aburrirse.

Apoyo audiovisual

¿Has visto esas esculturas (a veces bastante feas) que “adornan” las avenidas de la ciudad? Son lo que en arquitectura se llama “descansos visuales”, y sirven para distraer al conductor de la monotonía cuando está atorado en el tráfico (o al menos, esa es la intención). Lo mismo sucede al escribir en un blog: poner una imagen o video corto (asegúrate de que no dure más de cinco minutos para que no desvíe demasiado la atención del tema central) cada tres o cuatro párrafos ayuda a mantener la mente del lector fresca. Tienes puntos extra si la imagen o video es interesante, visualmente agradable y tiene cierto toque de irreverencia sin salirte del contexto ni poner cualquier cosa solo porque #Yolo, para que sea sencillo continuar con el tema que se está tratando.

Lenguaje apropiado

Hay que mantener la concordancia entre la idea a transmitir, y el lenguaje a usar. Si estás feliz por algún acontecimiento personal importante y quieres compartirlo al mundo a través de tu blog, deja salir esa alegría; si estás tratando un tema científico, no dudes en usar todos los tecnicismos que necesites, siempre y cuando te tomes el tiempo también para explicarlos y hacer digerible tu texto en lugar de dejarlo como una maraña de cosas que la mayoría de las personas o no va a entender, o va a tener ganas de salir huyendo de ahí (aunque hayas usado imágenes). Si estás enojad@ por cualquier tema, ¡también déjalo salir! Las palabrotas se valen, siempre y cuando no parezca que tienes el síndrome de Tourette y no estén fuera de contexto.

Ensayo y error

Ningún blog va a quedar a la primera, y menos si eres novato en esto. En cada post que escribas se vale borrar, reescribir, volver a ordenar los párrafos, o de plano mandar todo a volar y crea uno nuevo; haz lo que creas necesario hasta quedar satisfecho contigo mismo. Solo ten cuidado de no caer en el perfeccionismo obsesivo, porque puede ser contraproducente y al final terminarías por botar tu blog a la basura. Apóyate en los comentarios que tus lectores dejen, comparte tu enlace en foros (sin convertirte en spammer) y observa las reacciones; si puedes, genera un newsletter y mide cuáles son tus entradas más exitosas. No seguirás siempre la misma línea temática, pero eso puede ayudarte a jugar con el calendario de tus entradas.

Sigue escribiendo

No te rindas, échale ganitas (ahora sí aplica, después de los consejos anteriores, jeje).

[

En SP buscamos generar contenido del interés de nuestros lectores, algo que les sea de utilidad y aporte algo nuevo tanto para sus habilidades laborales como para su conocimiento del mundo del marketing. Conócenos, leenos, hazte fan y, si necesitas asesoría y/o gestión para tu blog, con gusto te atenderemos. ¡Contáctanos!

(Visited 345 times, 1 visits today)
  • Guest

    Una serie de pasos que, al leerlos parecen muy fáciles de aplicar, pero ya en la práctica están más complicados de lo que parecen. Todo mi respeto a quienes de la nada crean textos que atrapan y que hoy en día se pueden publicar en la red!!!

    • Diego Ar

      todos podemos escribir de la nada, solo que no estamos acostumbrados a hacerlo, el punto de ensayo y error es muy cierto, no creo que todos los blogs se hayan hecho a la primera.

    • Daniel Mendez

      Diego tiene razón en lo que comenta; siempre es bueno mantenernos en constante movimiento, hacer un intento tras otro, echar a perder y tomar el aprendizaje que eso nos deje. Es muy motivante saber que los textos atrapan su atención, procuraré continuar así.

      Saludos a ambos.